A diario me encuentro con gente que tiene el entusiasmo, junto con buenas ideas para emprender un nuevo negocio. Y noto, que es muy común que en el momento dónde inician, comienzan a pensar en los impuestos que deben pagar, la contabilidad, la administración y control de ese negocio, el entusiasmo se desvanece, comienzan los temores e indecisiones.

Es natural que al encontrarse con obstáculos la decisión más sencilla sea claudicar en el proceso. Por ello, en el siguiente artículo explicaré una buena opción para que las Personas Físicas (PF) puedan pagar sus impuestos cuando llevan a cabo cierto tipo de actividades.

Esta opción es el Régimen de Incorporación Fiscal mejor conocido como RIF, en el cual pueden obtener varios beneficios en el pago de impuestos que les permitirán atravesar con mayor facilidad la pendiente inicial de cualquier negocio.

Para empezar debemos de saber: ¿Qué es el Régimen de Incorporación Fiscal?

Es el régimen que nació según el propio SAT pensado para desincentivar la informalidad en los negocios, ya que otorga apoyos o reducciones en el pago de los impuestos de esos contribuyentes, inició en 2015.

Los fundamentos legales del RIF son diversos, pero aquí podrás encontrar los más importantes:

Y la pregunta del millón: ¿Quiénes pueden ser RIF?

Podrán ser RIF aquellas PF que realicen actividades empresariales o presten servicios que no requieran un título profesional. Algunos ejemplos de las actividades que podrían tributar en este régimen son: Fondas, misceláneas, Salones de belleza, Refaccionarias, Talleres mecánicos, tintorerías, carnicerías, papelerías, fruterías, y más.

En el caso de los servicios, recuerda que solo aplica para aquellos que no necesites título profesional. Por lo tanto, es más fácil comprenderlo si observas algunos ejemplos de los que si lo requieren como: Arquitecto, Abogado, Médico, Biólogo o Contador por ejemplo.

¿Qué debes tomar en cuenta si quieres ser RIF?

Es importante que consideres los siguientes puntos para validar si puedes estar en este régimen:

  • Solamente puedes pagar impuestos en este régimen durante 10 años (a menos que el SAT modifique las reglas). De hecho, los periodos no son por años calendario si no de 12 meses, por ejemplo, si inicias actividades en junio de 2017 tu primer año se contaría a mayo de 2018, y así sucesivamente.
  • En un año calendario no debes tener más de $2 millones de pesos en ventas.
  • Si rebasas el límite en algún mes del año, automáticamente cambias a régimen general y debes cumplir las obligaciones que ahí apliquen.
  • Si inicias actividades en un año ya avanzado, por ejemplo junio, entonces deberás anualizar tus ingresos para comprobar que no rebases el límite. Es decir, si de junio a diciembre (214 días) obtuviste $1 millón de ingresos, debes dividirlo entre los 214 días que tributaste y multiplicarlo por 365 días. En este ejemplo el resultado sería de $1.7 millones con lo cual puedes mantenerte en RIF. En caso contrario, al año siguiente pasas a régimen general.
  • Si tienes una copropiedad, la suma de los ingresos de los copropietarios tampoco debe rebasar el límite.
  • Puedes obtener ingresos por sueldos y salarios, arrendamiento o intereses, pero la suma de estos más los de RIF, tampoco debe rebasar $2 millones.

Debes saber que existen 3 razones por las cuales puedes dejar de ser RIF, en caso de que lo dejaras no podrás tributar en este Régimen en el futuro: No pagar impuestos 2 veces consecutivas.

  1. No pagar impuestos 2 veces consecutivas
  2. No pagar impuestos durante 3 ocasiones durante los primeros 6 años de tributar en RIF
  3. Rebasar el límite de $2 millones de ingresos en un año calendario
¿Quién definitivamente no puede ser RIF?
  • Las PF que sean socios o accionistas de Personas Morales que se consideren partes relacionadas, o que sean partes relacionadas con otras PF que ya hayan tributado como RIF.
  • Los que realicen actividades relacionadas con bienes raíces, capitales inmobiliarios, negocios inmobiliarios o actividades financieras.
  • Quienes reciban más del 30% de sus ingresos totales, por concepto de mediación, agencia, representación, correduría, consignación y distribución.
  • Quienes realicen actividades de espectáculos públicos o franquiciatarios.
  • Realices actividades a través de fideicomisos o Asociaciones en Participación (AenP)

¿Qué obligaciones tienes si eres RIF?
  • Estar inscrito al Registro Federal de Contribuyentes (RFC).
  • Llevar contabilidad de acuerdo al CFF.
  • Expedir Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), en el caso de que sean al público en general si son menores a $250 pesos no hay obligación.
  • Conservar CFDI’s en caso de una revisión del SAT.
  • Si haces gastos mayores a $5,000 los debes pagar mediante transferencia.
  • Pagos de combustible mayores a $2,000 mediante otro medio de pago distinto al efectivo RMF13.2.
  • Pagar impuestos definitivos bimestralmente, los impuestos son: ISR, IVA, IEPS y Retenciones.
  • Utilizar la aplicación del SAT “Mis Cuentas” para el pago de impuestos RMF13.7

¿Cuáles son los principales beneficios al ser RIF?
  • Haces pagos bimestrales de impuestos (ISR, IVA, IEPS y Retenciones) y mediante el flujo de efectivo, es decir, solamente sobre lo que cobres y no sobre lo que factures.
  • Tienes reducción en impuestos (ISR, IVA, IEPS y Retenciones), es decir, pagas menos que otros regímenes.
  • No estás obligado a presentar la Declaración Informativa de Operaciones con Terceros (DIOT).
  • No estás obligado a Contabilidad Electrónica.
  • Utilizar “Mis Cuentas”, es más sencillo pagar tus impuestos
  • Puedes aplicar pérdidas fiscales RMF13.8
¿Cómo pagan ISR los RIF?
  • Hace pagos bimestrales en los meses marzo, mayo, julio, septiembre, noviembre y enero.
  • Se consideran Pagos Definitivos, es decir, no haces declaración anual
  • Aplica el método de flujo de efectivo
    • A tus ingresos le restas las deducciones autorizadas dentro de la LISR
    • Obtienes utilidad
    • Aplicas Tarifa Bimestral (ver tabla)
    • El impuesto se reduce 10% anual en los siguientes 10 años (ver tabla)
  • SI las deducciones son mayores que los ingresos, puedes deducir la diferencia en los siguientes periodos (pérdida fiscal) RMF13.20.
  • Si cuentas con empleados, debes entregar Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU).
  • Los contribuyentes de RIF, tienen la opción para hacer pagos provisionales bimestrales mediante Coeficiente de Utilidad, y luego presentar declaración anual RMF13.15, 3.13.16 y 3.13.17.

Ejemplo numérico:

impuestos 1

 

impuestos 2

 

impuestos 3

En el caso de la opción de hacer pagos mediante coeficiente de utilidad, hay que resaltar que esto modifica de pagos definitivos a pagos provisionales, pero también bimestrales. Lo anterior trae como consecuencia hacer su declaración anual a más tardar el 30 de abril del año siguiente. Ahí te va un resumen:

Para elegir esta opción se debía enviar un aviso a más tardar el 31 de enero de 2017, para los contribuyentes que ya tributaban en el régimen hasta antes de esta fecha. Si te das de alta en 2017, entonces durante este ejercicio no puedes elegir la opción y deberás enviar el aviso entre el 1 y el 31 de enero de 2018.

Para calcular el coeficiente de utilidad, se debe dividir la utilidad del ejercicio anterior entre los ingresos del mismo periodo, el ejemplo sería:

impuestos 4

De esta forma, para los pagos provisionales se consideran solamente los ingresos, y todo se convierte en acumulativo. Es decir, para el segundo bimestre se toman los ingresos y se suman los del primer bimestre, y para el tercero se le suman los de los dos primeros, y así sucesivamente. Los montos de la tabla también se multiplican por el número del bimestre que se esté realizando el cálculo, excepto por los porcentajes.

Asimismo, al ISR calculado en un bimestre se le deben descontar los pagos provisionales hechos en los bimestres anteriores.

En la declaración anual se calcula el ISR restando a los ingresos las deducciones y al ISR por pagar obtenido se le disminuyen los pagos provisionales efectuados.

El ejemplo numérico es:

impuestos 5

 

impuestos 6

 

impuestos 7

¿Cómo pagan IVA y IEPS los RIF?

En cuanto a las operaciones facturadas que No sean con Público en General, en ambos casos, IVA y IEPS aplican las reglas de cada ley dependiendo del tipo de acto o actividad que realicen, y los pagos son bimestrales y se consideran definitivos.

Lo anterior significa que el pago será el IVA/IEPS cobrado, menos el IVA o IEPS pagado, la diferencia se deberá enterar al SAT.

Un ejercicio numérico de IVA es:

impuestos 8

Las ventajas del RIF en estos impuestos se encuentran en las operaciones que Si son con el Público en General. En la Ley de Ingresos de la Federación (artículo 23 fracción II inciso a), se encuentran dos estímulos:

  1. En lugar de aplicar los porcentajes establecidos en la LIVA y en la LIEPS, pueden aplicar los contenidos en la siguiente tabla de acuerdo con la actividad que realicen:impuestos 9impuestos 10
  2. Además de lo anterior, podrían reducir el IVA y el IEPS hasta en un 100%, siempre que no hayan excedido de $300 mil pesos de ingresos en el ejercicio anterior durante cada uno de los años que lleva tributando en el RIF. En caso de rebasar esa cifra de ingresos, en el ejercicio siguiente deberá aplicar el porcentaje de reducción que indique la tabla contenida en el mismo artículo, en función del año que corresponda a los que hayan pasado desde que iniciaron a tributar en este régimen.

impuestos 11

El optar por cualquiera de los beneficios anteriores, provoca el cálculo de una proporción de IVA acreditable para los ingresos que se facturaron con el No Público en General.

El siguiente ejercicio numérico (IVA) se aclara el procedimiento a seguir:

impuestos 12impuestos 13impuestos 14

impuestos 15impuestos 16

De esta manera puedes observar como en el caso de que tengas operaciones con Público en General, lo cual es muy común en este tipo de actividades, el ahorro en IVA es importante.

En el caso del IEPS el procedimiento es muy similar, pero aplicando las reglas contenidas en la LIEPS.

Sin duda el RIF es una muy buena opción para que las Personas Físicas paguen impuestos, como se ha podido observar el beneficio de las reducciones en ISR, IVA y IEPS son interesantes. Por supuesto que no es para todas las actividades, pero contempla un abanico bastante amplio.

Cabe resaltar que está hecho para “negocios” pequeños o que van iniciando, por ello el límite de $2 millones de ingresos y 10 años en dicho régimen. La idea es que, con estos apoyos, el negocio crezca y puedas brincar a “las grandes ligas” o inclusive formar una sociedad.

El enfoque que se ha revisado en este artículo es el del pago de impuestos. Sin embargo, no se debe olvidar que una de las obligaciones que tienen los RIF es llevar contabilidad y por ende una administración.

Un pilar muy importante para el crecimiento de cualquier “idea o negocio” es tener control sobre él. Generalmente los empresarios pierden de vista este punto, en ocasiones justificadamente, ya que se enfocan en la operación de su empresa.

 

Es fundamental tener esto en mente desde el principio si en verdad lo que desean es trascender. Por lo tanto, es importante contar con plataformas y herramientas que faciliten este trabajo que es parte del día a día de cualquier nuevo negocio. Puedes revivir nuestra sesión en vivo en el siguiente video:

Como siempre te invito a compartirnos tus datos si esta entrada te gustó y deseas recibir información sobre más temas relacionados: