En México, 8 de cada 10 empresas fracasan antes de cumplir los 5 años, y el 90% de las Pymes no sobreviven los 10 años. Los emprendedores saben que deben aprender de sus errores y usar la experiencia para seguir adelante.

Un error común es no tener un Plan de Negocios escrito. Sentarse a escribir implica dedicar tiempo a pensar en el negocio y te permite profundizar en muchos aspectos. La mayoría de las veces “descubres” cosas que no habías considerado.

Pero primero lo primero: ¿Qué es un Plan de Negocios?

El Plan de Negocios es un documento escrito en el que se describe el futuro de tu negocio. Dice a dónde quieres llegar y cómo lo piensas conseguir.

El Plan de Negocios y el modelo de negocios no son lo mismo. El plan de negocio es un documento estratégico y estático que indica los pasos que seguirá la empresa en los próximos tres años y lo que se pretende conseguir. El modelo de negocio es dinámico y permite su modificación a lo largo del tiempo mientras se van validando (o no) hipótesis.
¿Cómo crear un Plan de Negocio?
Como toda buena idea inicia en una hoja, te recomendamos que sea por escrito en base a estos cinco puntos:

  1. Visión: ¿Por qué la empresa tiene que existir? Incluye el nombre de la empresa, así como la misión, visión, valores, una descripción de las ventajas competitivas del negocio y compromiso. Aquí se presenta y describe la idea de negocio, así como los objetivos que se pretenden alcanzar.
  2. Entorno: ¿En qué entorno participo? Esto es una radiografía de la industria y el mercado en los que se desarrollará tu empresa. Te sugerimos realizar un análisis FODA (Fortalezas, Debilidades, Amenazas y Oportunidades).
  3. Operación: ¿Cómo va a operar el negocio? Enlista las estrategias que llevarás a cabo para la distribución y ventas.
  4. Marketing: ¿Cuáles son las estrategias de publicidad que implementarás en el mercado? Aquí determinarás la manera en que llevarás a cabo la difusión y las relaciones públicas de tu empresa.
  5. Financiamiento: Es el análisis del dinero. Necesitas al menos los siguientes reportes con proyecciones a tres años. Si no sabes hacerlo, busca que alguien con un perfil de contador, administrador o finanzas te ayude. No son difíciles una vez que los entiendes.Te recomendamos iniciar mínimo con:
    • Estado de resultados: Indica cuánto te va a quedar de utilidad
    • Balance general: Revela qué recursos vas a necesitar y cómo se financiaron.
    • Flujo de caja: Señala exactamente cuánto dinero disponible necesita tu negocio para funcionar y cuándo debe salir o entrar. Este punto es el que hace tronar a muchísimos negocios.
    • Punto de equilibrio: Te sirve para saber en qué momento la empresa, al menos, puede sostenerse por sí misma.
    •  Análisis de escenarios: Toma el estado de resultados y proyecta dos posibles escenarios; uno optimista y uno pesimista.
  6. Recursos humanos: Inicia con un organigrama en el que identifiques qué roles necesitas en tu equipo de trabajo. Delimita las funciones, obligaciones y responsabilidades de cada miembro con base en sus cargos.

Trabajar en este plan es una inversión a mediano plazo que te evitará dolores de cabeza porque es tu brújula y te permitirá tomar las mejores decisiones con fundamento en el análisis que realizaste.
Iniciar un negocio no es fácil, pero con esfuerzo y dedicación obtendrás grandes resultados. Puede parecer que tu meta está lejos pero ya estás un paso adelante en el camino. Continúa porque esto apenas comienza. 🤓